42°27′27″N 3°28′8″O

Me enamoré de ti casi sin darme cuenta. Poco a poco.
Quizá por que siempre te tuve aprecio, quizá por tu forma de ser, o simplemente por tus ojos marrones.
Tal vez por todo y tal vez por nada.
Quizá por esas tarde en las que puedes ser otoño y primavera en otras tantas.
Quizás por tu invierno, que de ese ay se encarga, a veces, la vida.
Ni qué decir de tu verano, cuando te abrazo y me tomo unas vacaciones apoyada en tu pecho, mi mano en tu cuello, disfrutando de las vistas.
No hay palabras para describirte por que tú tienes tu propio vocabulario, mi amor, cada  vez que juntamos tu boca contra la mía, cuando coges mi mano y cuando me desnudas, siempre tan tú.
Y yo, siempre tan yo, siempre con mi lista de defectos, con mi tendencia a ahogarme en un vaso vacío, al terrible miedo al rechazo, con una sed de cariño que nadie antes que tú había saciado.
Pero qué voy a contarte que no sepas ya.
Que el que no arriesga no gana (ni pierde), ni ama (ni aprende), y yo, cariño, quiero amarte.
Pero eso también lo sabes.
A MM




0 comentarios:

Publicar un comentario

Quédate conmigo

 

Deja huella

Atelier de Ganesh

-¿Qué coño buscas?
-Nada, porque al huir se cede la voluntad a la renuncia
Nuria

Etiquetas

A cuerpo abierto