Recuerda que no significas nada para la vida

Desafortunadamente, eso no es ninguna historia, ningún cuento, nada que valga la pena leer, nada que merezca ser escuchado.
Es inútil decorarlo, por que ni siquiera hay nada que contar.
Decir que las cosas me van mal, que todo se me está viniendo abajo como si esto que he construido en mi interior solo fuera una capa de humo del cigarro que alguien esconde entre los pulmones.
Que no sé a dónde tirar y tampoco me decido a soltar la cuerda.
Todavía me recuerdo perdida en el mundo, cuando terminó el verano y todos volvían al camino que les pertenecía, todos menos yo.
Todavía recuerdo cómo cierta persona me obligó a volver, y cómo lo consiguió.
Ahora recuerdo que he intentado volver a perderme. Duele pensar que soy la única que desea huir de todo.
Sigo sin ser capaz de poder ver a las personas, soy incapaz de aprender algo útil.
Estoy harta de arrepentirme, de que me conozcan y de levantarme cada vez que caigo, y no por que no aguante más, sino por que no quiero tener que aguantarlo, no quiero ver lo que debería ver, no quiero saber cómo podéis llegar a ser las personas, no quiero vivir esta realidad.
Soy humana y habéis hecho que me avergüence por ello.
Soy joven y hoy es un precioso día menos de mi vida, y hablando de, a veces no sé si realmente merece la pena vivirla. Unos días sí, otros no. A ratos.
Dolor. Es la única palabra que tiene sentido en la vida. Es uno de sus pilares. Gracias a él funcionamos y si hacemos algo es para evitar el dolor o provocarlo.
Me he perdido en un charco y no sé salir de él.
También es duro pensar así, ahora mismo otros de mi edad creen más importante qué alcohol comprar esta tarde para salir por la noche y divertirse.
Divertirse. He oído esa palabra varias veces, pero no la conozco, lo siento.
Mi manera de desconectar del mundo es apagando el Wi Fi, ¿triste? Mucho.
No voy a contarte esas mierdas de que nunca estoy bien pero sonrío, porque es cierto y porque ya lo sabes, todo el mundo lo sabe porque todos lo hacemos.
Duele llegar a casa y ver cómo tus padres envejecen y cómo la muerte va lentamente llevándoselos a el olvido, duele verles sufriendo por algo que no merecen.
Mi infancia se basó en el cole y el verano: el cole era la época del año en la que solo vivía para aprobar los exámenes e imaginar mil historias fantásticas que soñaba con que algún día me ocurrieran. Mi verano eran dos meses rodeado de lo que ahora me atrevo a llamar, como si Platón me indujera a hacerlo, verdaderos amigos. Ahora eso se desmorona, como todo.
Hoy he visto que tengo un amigo que no sé si quiere protegerme o hundirme en mi mierda.
Da igual, porque ya estoy hasta el cuello de ella.
P.D: Ninguna de las historias que imaginé sucedieron, ni lo harán nunca.
Acabo de desconectar el Wi Fi.
¿Estoy enfadada? No.
Una vez tuve un diario. Un diario serio, no de esos que escribes cuatro días y al quinto usas las hojas del cuaderno como papeles en sucio. Duré casi tres años, y porque me quedé sin folios. Después lo leyó mi madre. Fue entonces cuando aprendí a mirar mal a la gente.
Quiero escribir un libro, pero sé que ni siquiera llegaría a tener el suficiente valor literal para ser publicado, y ante la decepción prefiero ni intentarlo.
¿Ves esto? Se llama realidad y en ella no existen las hadas, ni la magia, ni las aventuras. Precioso.
Por lo general soy una persona positiva y alegre. Sin embargo hoy no tengo los motivos para serlo.
La verdad duele y las mentiras también. Si la realidad está basada en ambas, la realidad duele.
He empezado a escribir sin ninguna idea de sobre qué, y he acabado cuarenta y cinco líneas más abajo.
Me he dado cuenta de que cuando tengo una sospecha, por mínima que sea, se vuelve certeza.
Por desgracia mis sospechas son demasiado duras y hacerlas invisibles es demasiado fácil.
Que me digan ''te quiero'' no significa absolutamente nada. NADA. Puedes decir ''te quiero'' y ''te odio'' y que signifiquen lo mismo.
Quién ama lo hace con hechos y nunca con palabras.
Ahora las cosas duelen más.
¿Lo más inútil que existe? La reproducción.
Hora de Aventuras es mucho más que lo que todos creen. Trata sobre un mundo en el que la raza humana ha sido aniquilada por una gran explosión nuclear. Solo sobrevive un humano, cuyo mejor amigo es un perro con poderes gracias a la radiación. Ellos conviven en lo que queda de Tierra con extraterrestres y seres fantásticos, pero que realmente son objetos u animales que sufren metamorfosis por dicha radiación. Todo esto con colorines y mucho amor y amistad. Resulta hasta más bonito que la vida real.
¿Triste? Mucho.
Hoy no estoy inspirada.
Me gustaría ser de tantas formas que no soy de ninguna, y decir tantas cosas que me las callo todas.
El dolor físico existe. El psicológico intentamos que no lo haga. Primero nos dormimos para evitarlo, te desmayas para dejar de sentirlo. Si es un dolor muy fuerte, el dicho de que ''el tiempo todo lo cura'' no se cumple. Entonces interviene el olvido. Cuando el golpe es brutal la mente se esconde de la realidad y el dolor en la demencia, y cuando no hay escapatoria nos resignamos a la muerte. Ahí nada puede hacernos daño, o eso tengo entendido.
Esta entrado es diferente al resto, y única la mires por donde la mires.
Beatus ille para aquel que pueda gozar de la vida retirada de Fray Luis de León.
Hoy había salido una bonita mañana, pero ahora unas nubes negras se están haciendo con el cielo.
Alma de artista, vida de rata.
¿Ves el futuro? Yo sí, sé perfectamente cómo vamos a acabar todos.
Podría seguir con esto, pero las lágrimas ya se me han secado sobre los pómulos y me tiran al gesticular con la boca, ¿porqué lloraba? Ya ni me acuerdo..





0 comentarios:

Publicar un comentario

Quédate conmigo

 

Deja huella

Atelier de Ganesh

-¿Qué coño buscas?
-Nada, porque al huir se cede la voluntad a la renuncia
Nuria

Etiquetas

A cuerpo abierto